Hijo de Roberto Paco fue asesinado y uno de sus captores ajusticiado

Comments 284

ANAY MEJÍAS SULBARÁN

 VALLE DE LA PASCUA. En horas del medio día del jueves, se dio a conocer la noticia en todo el municipio Infante que el hijo de un conocido empresario vallepascuenses que había sido secuestrado en horas de la noche del miércoles cuando salió a visitar a un familiar en el sector La Represa fue conseguido sin signos vitales, y junto a el un segundo cuerpo ajusticiado, perteneciente a uno de los secuestradores.

El joven que había sido secuestrado respondía al nombre de Roberto Antonio (Paco) Rojas de 19 años de edad, quien fue interceptado por varios sujetos portando chalecos antibalas y pasamontañas, llevándoselo en el propio carro de la víctima, un Fiesta Power color blanco, quienes luego lo dejaron abandonado por el sector El Corozo.

Asimismo, se obtuvo información que el hallazgo se conoció a través de unos trabajadores que estaban por la carretera rural que va al sector Las Flores del municipio Infante, aproximadamente a 150 metros del peaje salida a Tucupido, específicamente detrás de un estacionamiento judicial; uno de los cuerpos que estaban a unos 2 kilómetros de la Carretera Nacional tenía un chaleco antibalas dándose cuenta que un segundo cuerpo se encontraba a unos 10 metros en la orilla de una cerca.

El segundo cadáver fue identificado como José Enrique Arrioja González de 20 años de edad, residenciado en la calle 4 del sector Las Garcitas, al parecer se trata de uno de los sujetos actuantes en el secuestro, este portaba un chaleco antibalas; se presume que este joven al parecer fue asesinado por sus mismos compinches, información que será confirmada por los cuerpos que llevan el caso.

Finalmente, en el sitio del descubrimiento fueron colectados varios cartuchos de armas de fuego tipo escopeta, los cuerpos detectivescos realizaron el levantamiento de los cuerpos y su traslado hasta la morgue del hospital Rafael Zamora Arevalo donde le realizaron la autopsia de la ley. (CORTESÍA)

Betsai Ekmeiro

View all contributions by Betsai Ekmeiro